Aunque muchos países cuentan con protecciones similares para la transmisión de propiedades, los escollos aparentemente menores a la hora de comprar una casa en España pueden causar realmente el daño más terrible a las finanzas de una persona.

Por ello, para ayudar a evitar un resultado tan catastrófico, a continuación destacamos los escollos específicos que acechan a cualquiera que compre una casa en España. Por supuesto, contar con la ayuda de un abogado local de habla inglesa con experiencia puede ayudarle a evitar dichas trampas y ahorrarle mucho dinero.

Según Costa del sol pisos nuevos en Málaga revelamos algunos errores más comunes y caros al comprar una casa en España:

1. Problemas con el Registro

El primero de nuestros 10 errores a la hora de comprar una casa en España surge cuando la casa en la que está interesado no está actualmente inscrita en el Registro de la Propiedad, por lo que es vital que averigüe si puede estarlo antes de considerar su compra.

Muchas casas en España nunca han sido registradas oficialmente debido a que se construyeron en una zona clasificada como parque natural o demasiado cerca de la playa, en una zona verde, o tal vez es sólo una propiedad antigua que nunca fue registrada. Algunas se pueden “legalizar”, otras no, con lo que su inversión pierde todo su valor. Por supuesto, su abogado debería comprobarlo antes de firmar cualquier documento de reserva.

Una cuestión registral menos conocida es la relativa al Catastro. Los datos de todas las viviendas en España deben figurar también en un segundo registro denominado “Catastro”, que es un registro gestionado por la Agencia Tributaria y cuyo contenido se utiliza para calcular las facturas de tasas, impuestos de sucesiones, etc.

Si los datos de ambos registros no coinciden, pueden surgir problemas y bloquearse la inscripción de un nuevo propietario. Normalmente, los problemas surgen debido a discrepancias en el tamaño de la propiedad en los dos registros y, si son sustanciales, deberán solucionarse antes de poder registrar su título. Tal discrepancia también puede dar lugar a un pago excesivo de impuestos.

2. Problemas financieros

Otro de los escollos a la hora de comprar una casa en España es que muchas de las propiedades que se adquieren en España están situadas en urbanizaciones de muchas propiedades similares con instalaciones comunes como piscinas, ascensores y jardines.

Los propietarios de estas viviendas tienen obligaciones financieras para el mantenimiento de las zonas comunes. Cualquier deuda acumulada se adjunta a la propiedad y el nuevo propietario puede verse obligado a pagar cualquier deuda que el propietario anterior haya acumulado con la Comunidad de Propietarios.

Además, si la Comunidad de Propietarios ha celebrado reuniones para acordar la realización de una inversión sustancial para mejorar las instalaciones de la urbanización (como nuevos ascensores o reparaciones del edificio y trabajos de pintura), dichos costes se dividen a partes iguales entre los propietarios en función de su participación en la urbanización, por lo que, como nuevo propietario, es muy posible que tenga que hacer frente a una cuantiosa factura poco después de adquirir la propiedad.

Su abogado debe obtener y revisar la documentación pertinente de la Comunidad de Propietarios para asegurarse de que no existen tales deudas o responsabilidades futuras o de que, al menos, usted es consciente de ellas y puede negociar un precio de compra más bajo, según proceda.

3. Problemas con la titularidad

Es muy común que las propiedades en España sean vendidas por aquellos que han recibido la propiedad como parte de una herencia – normalmente los hijos del fallecido.

Si la propiedad que usted está comprando es objeto de una herencia que aún no se ha completado, su abogado tendrá que comprobar que los que están vendiendo la propiedad están legalmente autorizados para hacerlo, y que no hay otro beneficiario cuyo permiso sea legalmente necesario antes de que la propiedad pueda ser vendida y registrada a nombre del nuevo propietario.

No comprobar esto podría dar lugar a costosos litigios para conseguir que los vendedores devuelvan el dinero ya entregado, suponiendo que sigan en España.

En otros casos, la propiedad podría ser objeto de un interés vitalicio (en algunas herencias esto es lo que recibe el cónyuge del fallecido), podría existir una reclamación judicial sobre la propiedad para el pago de deudas o la transmisión de la titularidad podría estar sujeta a restricciones debido a que la propiedad es un Bien de Protección Oficial con el máximo potencial de reventa.

4. Cuestiones contractuales

El primer error que cometen a menudo los compradores es suponer que la ley en España será la misma que en el Reino Unido. A menudo no es así – a veces varía ligeramente, pero otras veces es completamente diferente.

Por lo tanto, un error común que cometen los compradores es aceptar pagar los costes de un notario, cuando el comprador sólo es realmente responsable de pagar para obtener una copia de las escrituras. Dado que los gastos de notaría pueden superar los 1.000 euros, ¡puede ser una suposición cara!

Como comprador, usted sólo está obligado a pagar las tasas correspondientes a la parte del año en que es propietario del inmueble; a menudo se incluyen cláusulas en la escritura de compraventa para imponer esta carga al comprador; tenga cuidado con esta táctica.

Un abogado que le represente se asegurará de que los vendedores presenten un certificado energético válido, que es obligatorio en todas las transmisiones en España. Las excepciones a la inclusión de un certificado energético incluyen que el comprador declare en la escritura de compraventa que va a realizar reformas sustanciales en la propiedad. Una vez más, es aconsejable contar con un abogado local que le asesore en caso de que los vendedores intenten introducir esta cláusula.