Las noticias sobre la crisis climática mencionan a menudo los gases de efecto invernadero y el efecto invernadero. Aunque a la mayoría le resultará fácil entender la analogía, ¿qué son exactamente estos gases de invernadero y por qué contribuyen al calentamiento de la Tierra?

1. ¿Qué es el efecto invernadero?

En un invernadero entra la luz del sol y se retiene el calor. El efecto invernadero describe un fenómeno similar a escala planetaria pero, en lugar del cristal de un invernadero, ciertos gases aumentan cada vez más la temperatura global.

La superficie de la Tierra absorbe algo menos de la mitad de la energía solar, mientras que la atmósfera absorbe el 23%, y el resto se refleja en el espacio. Los procesos naturales garantizan que la cantidad de energía entrante y saliente sea igual, manteniendo estable la temperatura del planeta.

Sin embargo, la actividad humana está provocando un aumento de la emisión de los llamados gases de efecto invernadero (GEI) que, a diferencia de otros gases atmosféricos como el oxígeno y el nitrógeno, quedan atrapados en la atmósfera, incapaces de escapar del planeta. Esta energía vuelve a la superficie, donde es reabsorbida.

2. ¿Por qué es importante el calentamiento?

El aumento de la temperatura tiene efectos adversos a largo plazo sobre el clima y afecta a una miríada de sistemas naturales. Entre sus efectos está el aumento de la frecuencia e intensidad de fenómenos meteorológicos extremos -inundaciones, sequías, incendios forestales y huracanes- que afectan a millones de personas y causan pérdidas económicas billonarias.

Los niveles de dióxido de carbono continúan en niveles récord, a pesar de la ralentización económica causada por la pandemia COVID-19.
Unsplash/Johannes Plenio Los niveles de dióxido de carbono continúan en niveles récord, a pesar de la desaceleración económica causada por la pandemia COVID-19.

3. ¿Cuáles son los principales gases de efecto invernadero?

El vapor de agua es el mayor contribuyente global al efecto invernadero. Sin embargo, casi todo el vapor de agua de la atmósfera procede de procesos naturales.

El dióxido de carbono (CO2), el metano y el óxido nitroso son los principales GEI de los que hay que preocuparse. El CO2 permanece en la atmósfera hasta 1.000 años, el metano alrededor de una década y el óxido nitroso aproximadamente 120 años.

Medido en un periodo de 20 años, el metano es 80 veces más potente que el CO2 como causante del calentamiento global, mientras que el óxido nitroso es 280 veces más potente.

4. ¿Cómo produce la actividad humana estos gases de efecto invernadero?

El carbón, el petróleo y el gas natural siguen suministrando energía a muchas partes del mundo. El carbono es el principal elemento de estos combustibles y, cuando se queman para generar electricidad, impulsar el transporte o proporcionar calor, producen CO2.

La extracción de petróleo y gas, la minería del carbón y los vertederos son responsables del 55% de las emisiones de metano de origen humano. Aproximadamente el 32% de las emisiones de metano de origen humano son atribuibles a las vacas, ovejas y otros rumiantes que fermentan los alimentos en sus estómagos. La descomposición del estiércol es otra fuente agrícola de este gas, al igual que el cultivo del arroz.

Las emisiones de óxido nitroso de origen humano proceden en gran medida de las prácticas agrícolas. Las bacterias del suelo y el agua convierten de forma natural el nitrógeno en óxido nitroso, pero el uso de fertilizantes y la escorrentía se suman a este proceso aportando más nitrógeno al medio ambiente.