Suma las necesidades de energía de los aparatos y dispositivos que vayas a utilizar. (Comprueba que en la parte trasera y en los laterales hay una etiqueta con esta información). Suma la potencia de todas las bombillas que quieras utilizar. Determina el total de amperios que necesitas dividiendo los vatios entre los voltios.

Elige un generador que produzca más amperios de los que necesitas, ya que algunas máquinas consumen hasta 3 veces más energía al arrancar y otras pierden eficacia con el tiempo. La mejor opción es un generador fijo instalado permanentemente. Aquí les dejamos algunos consejos del Grupos Bravo:

Uso de un generador en casa

Los principales peligros que hay que evitar al utilizar un generador son la intoxicación por monóxido de carbono (CO) procedente del escape tóxico del motor, la descarga eléctrica o la electrocución y el incendio. Siga las instrucciones suministradas con el generador.

  • Para evitar la electrocución, mantenga el generador seco y no lo utilice en condiciones de lluvia o humedad. Utilícelo en una superficie seca bajo una estructura abierta tipo toldo, como por ejemplo bajo una lona sostenida por postes. No toque el generador con las manos mojadas.
  • Asegúrese de apagar el generador y dejar que se enfríe antes de repostar. La gasolina derramada en las partes calientes del motor podría encenderse.
  • Almacene el combustible para el generador en una lata de seguridad aprobada. Utilice el tipo de combustible recomendado en las instrucciones o en la etiqueta del generador.
  • Almacene el combustible fuera de las zonas habitadas, en un cobertizo cerrado o en otra zona protegida. Para evitar un incendio accidental, no lo almacene cerca de un aparato de combustión, como un calentador de agua de gas natural en un garaje.
  • Enchufe los electrodomésticos directamente al generador o utilice un cable de extensión para exteriores de alta resistencia que tenga una capacidad (en vatios o amperios) al menos igual a la suma de las cargas de los electrodomésticos conectados.
  • Compruebe que todo el cable está libre de cortes o desgarros y que el enchufe tiene las tres clavijas, especialmente la de conexión a tierra.

Nunca intente alimentar el cableado de la casa enchufando el generador a una toma de corriente. Esta práctica, conocida como “retroalimentación”, pone en riesgo de electrocución a los trabajadores de la compañía eléctrica, a sus vecinos y a su hogar. Recuerde que incluso un generador portátil bien conectado puede sobrecargarse, lo que puede provocar un sobrecalentamiento o un fallo del generador. Asegúrese de leer las instrucciones. Si es necesario, escalone los tiempos de funcionamiento de los distintos equipos para evitar sobrecargas.